Marcos López es un fotógrafo nacido en la localidad de Gálvez y criado en la ciudad de Santa Fe, estudió ingeniería y en el 78 empezó a tomar fotografías, por lo que dejó la universidad. Con una beca del Fondo Nacional de la Artes se instaló en Buenos Aires, fue a talleres argentinos y extranjeros, fue alumno de Gabriel García Márquez en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños de Cuba, también estudió con Pino Solanas. Mostró su fotografía en Latinoamérica y en algunas capitales europeas. Además de su producción fotográfico dirigió el documental “Entra la selva y el río” sobre el poeta y músico misionero Ramón Ayala (Canto al Río Uruguay, El Jangadero, El cosechero).

Desde la mirada de Marcos López, “la fotografía es una excusa para exorcizar el dolor. Transformar en poesía la resaca de un tequila de segunda marca. Por eso me gustan los mariachis. Se les paga cuando llegan, cantan poco y se retiran sin saludar. Uno los contrata para que muestren que la alegría es posible. Por lo menos quince minutos. Lo demás ya se sabe. Cuando los grandes se emborrachan, cuando en la mesa hay desperdicios de pollo frito mezclados con pastel de crema, cuando llega la noche del domingo, la fiesta se tiñe de amargura. Siempre”.

El Museo Castagnino inaugura una muestra de Marcos López que se llama Vuelo de Cabotaje, con curaduría del experto Fernando Farina. La exposición itinerante recorrerá Paraná, San Juan, Mendoza, Córdoba, Neuquén, La Plata y Buenos Aires. La serie de personajes típicos locales se presenta en las fotos a la manera de un estudio sociológico, a partir de una mirada donde el color realza lo más oscuro, lo critica y lo desviste.

El viernes 12 de febrero a las 20 hs, será la inauguración de vuelo de Cabotaje, que permanecerá colgada en el Castagnino hasta el 4 de abril. Una buena oportunidad para conocer a este prodigio fotógrafo argentino y santafesino Marcos López.

Alumnas: Anita Alderete , Giuliana Gallo,  Cecilia Moya, Melisa Gonzalez, Cecilia Malvares.

Anuncios